Sí, el tamaño sí importa.

Quieres brillar. Que todo el mundo se quede alucinado y empiece a twittear o a colgar fotos en Instagram. Vale, pues eso sólo lo conseguiremos si sorprendemos. Y vas a tener que contárnoslo todo. Qué quieres conseguir, cuál es tu público, cuál es el recorrido... Vamos, todo. Necesitaremos entrar en tu cabeza y para eso lo mejor será empezar por saber un poco más de ti. ¿Te parece?

 
 
 
 

Cuando empezamos con un nuevo Festival, empezamos desde cero. Nos gusta visitar el espacio y que nos cuentes dónde va a ir cada elemento, por dónde va a caminar la gente, qué van a ver desde cada punto... entender qué os hace únicos y cuál es de verdad vuestra originalidad. Sólo así podremos trabajar con ello y convertirlo en algo genuinamente vuestro. No todos los Festivales son iguales ni necesitan lo mismo. Si tienes un brandbook, sería genial poderlo ver. Son diseños muy conceptuales por lo que sí o sí, vamos a necesitar tiempo para pensarlos y ejecutarlos.

El tiempo va ser proporcional al éxito, tenlo en cuenta...

Sabemos también que en un Festival hay mucha gente y que, a menudo, han bebido un poquirrinín... Nuestra experiencia nos ha enseñado que la gente va más allá de lo que creemos en un inicio y por eso vamos a plantear cada diseño desde este punto de vista.

Not broken. No accidents. Just FUN!

¡Ah! Y no te preocupes en cuanto a confidencialidad. Entendemos que vuestra baza es la sorpresa y, hagamos o no el proyecto, seremos profesionales.